COLEGIO ALEMÁN QUERÍA ENCARCELAR A SUS PROPIOS ALUMNOS

El hostigamiento escolar, maltrato psicológico y verbal que ha realizado el colegio alemán,  llegó al extremo máximo:

Más de 100 días después de la ilegal expulsión, el 26 de agosto de 2011, el patrono del Colegio decidió interponer una demanda penal en contra de tres niños alumnos. Decidieron de forma tardía acusar falsamente a alumnos y afectar totalmente su vida con una persecución penal, sobretodo porque no tenían una sola prueba para hacerlo y más aún cuando la madre de la niña supuestamente involucrada claramente había manifestado que no tenía nada en contra de los niños. Esta falsa denuncia fue interpuesta después de que los padres manifestaron interés en que el alumno continuara estudiando en el Colegio. Fue una represalia por haber defendido el honor de su hijo, a quien desde un principio se le ha señalado indignamente ante la comunidad escolar con varias divulgaciones masivas y a quien se le ha señalado de cometer actos que nunca realizó.

El viernes 31 de agosto 2012 (1 año después), se cerró definitivamente el caso penal que hacía un año la Asociación Alejandro von Humboldt, como patrono del Colegio Alemán de Guatemala, inició en contra de tres alumnos. El Juzgado Segundo de Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal ordenó el sobreseimiento firme irrevocable del caso porque resultó evidente que no existen condiciones ni pruebas en contra de los menores, y que lo que el colegio dijo que había pasado, no pasó. También prohibió una nueva persecución penal por el mismo hecho y ordenó el cese todas las medidas de coerción en contra de los niños que fueron motivadas por este caso.

Resultó paradójico que, luego de un año, hasta el MP indicara a la Jueza que no existía ninguna sola prueba que demostraran que alguno de los tres alumnos había cometido un delito o faltado a la dignidad de una mujer, como el Colegio Alemán de Guatemala ha sostenido falsamente desde mayo de 2011. Por casi un año el MP solicitó al Colegio, el cual era el único interesado en demandar penalmente a los niños, las pruebas que sustentaban su propia denuncia penal para poder ejecutar el juicio. Nunca las recibió porque no existían. De ahí que el fiscal fue el primero en solicitar al Juzgado que el caso se sellara y que ni siquiera se iniciara el juicio oral, pues no contaba con ninguna sola evidencia que sustentara la acusación del Colegio, producto de su propia investigación o de pruebas que el Colegio jamás tuvo ni pudo presentar.

PORQUE SE HIZO TAN GRANDE EL PROBLEMA?

Con la intención de sentar un precedente, la Dirección del Colegio tomó una decisión precipitada basada en chismes, y probablemente continuó tomando decisiones equivocadas que han sacado el problema de su justa proporción.  Para sentar precedentes no se debe cambiar la vida de niños para siempre y la de sus familias, siendo falsas las acusaciones, pues reforzar la ética y valores en una comunidad educativa no requiere del sacrificio de niños, es algo que, no se puede aceptar.

Posteriormente, se supo que el director Alemán tenía ciertas inclinaciones sexuales inapropiadas y hacia guatemaltecos, que lo hizo ver las cosas tergiversadas con su pervertida y prepotente mente:

A inicios del 2016, la ex-directora de primaria del Colegio Aleman de Guatemala, Carmen Beatriz Mejia Padilla de Tocha, fue llamada como testigo en favor del director Guatemalteco Alvaro Enrique Cano.

En el interrogatorio cruzado y bajo juramento ante el juez,  la ex-directora de primaria declaró con respecto a su jefe, el director alemán del Colegio Alemán:

“El no me respetaba como mujer, me acosaba sexualmente, me acosaba por ser guatemalteca, no me respetaba a nivel profesional”

“Decía que mi trabajo era excelente pero que mal que no tenía titulo alemán, que mi trabajo era fantástico, pero que triste que no tenía pasaporte alemán”

“Me hizo insinuaciones sexuales, lo acusé con el consejo”

“Si me va a bajar el sueldo, definitivamente me voy”

 

PORQUE HAN HABIDO TANTOS RUMORES DEL CASO?

La Dirección del Colegio decidió tratar el caso de los niños masiva y públicamente, en lugar de dialogar directamente con los padres y respetar la integridad de ellos, han circulado un sin fin de rumores y versiones sobre lo sucedido. Incluso, se publicó un blog que asegura falsamente que los niños acosaron y obligaron a la niña a filmarse y posteriormente subieron el video a Youtube.

Por supuesto, todo lo anterior jamás sucedió y, sin embargo, el Colegio posteó en su página web el blog anteriormente mencionado, pese a que sabe que lo dicho ahí son mentiras y no guardan ninguna relación con lo realmente sucedido. La imprudencia juvenil fue ver un video cada quien en su casa por la tarde, como otro que habían visto en el teléfono de otro amigo en la mañana en el colegio, que también vieron por lo menos otros 100 alumnos más del Colegio.  En ningún momento participaron en la filmación del video, no lo reprodujeron, no hicieron copias, no lo reenviaron, no lo subieron a youtube, ni obligaron a la niña que presuntamente aparecía en el video en su propia casa a filmarse, como se probó en el juzgado Segundo de Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal. Cualquier otra versión, quedo demostrado irrefutablemente, son chismes, y sobre esa base fueron expulsados y difamados. Los tres niños fueron utilizados como chivos expiatorios.

El posterior linchamiento a los niños lo promovió y permitió el colegio, porque temían que Alemania podría cortar el apoyo económico que dicho gobierno les otorga si se contradecían las órdenes del director alemán, aunque fueran equivocadas o ilegales, y por dinero se vendieron.

Al continuar difundiendo mentiras sobre el hecho ocurrido, el Colegio unicamente contribuye a fallar contra los preceptos éticos que siempre lo habían distinguido y daña aún más la imagen y dignidad de los niños, de la propia niña involucrada, de los alemanes en Guatemala, del mismo colegio y la honra de la Asociación Alejandro von Humboldt. Las autoridades fueron condenadas a prisión, en parte, por haber hecho público mentiras y para aclarar los hechos lo OBLIGAN A HACER PUBLICA SU SENTENCIA CONDENATORIA MASIVAMENTE

 “La publicación de la presente sentencia, una vez en el diario oficial y una vez en otro diario de mayor circulación; y en la página del sitio web oficial del colegio alemán y en el perfil oficial de Facebook del colegio alemán de Guatemala por el plazo de tres meses consecutivos.”

 

EL BULLYING INSTITUCIONAL

Por Psicologo Guido Aguilar

De acuerdo con expertos, el acoso escolar (también conocido como hostigamiento escolar, matonaje escolar, matoneo escolar o por su término inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido en las instalaciones de un centro escolar. Generalmente, las víctimas de acoso escolar son niños en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años), es decir, en un período crítico de la definición de su identidad.

Así, en el momento en que la Dirección del Colegio Alemán interrogó a gritos por 4 horas al niño, le faltó al respeto y vulneró su dignidad y su condición de menor de edad. Como marcan las pautas del bullying institucional, en este caso el niño que fue hostigado mostró temor por el poder que ostenta el cargo de Dirección. De ahí que los niños pidieron, pero lamentablemente no exigieron, que se llamara a sus padres durante este interrogatorio. Igualmente, como señalan las condiciones típicas del bullying institucional, esta falta de respeto se realizó en complicidad con otras figuras de autoridad del Colegio, lo cual complica la situación para cualquier alumno que esté siendo sometido a esta forma de hostigamiento.

Es evidente cómo la Dirección del Colegio Alemán se ha dedicado, desde el momento de expulsión del niño, a comunicar a toda la comunidad educativa, incluyendo maestros, alumnos y padres de familia, sobre lo “malo” que es este niño para el Colegio, sobre el “peligro” que representa para otros y sobre lo “arrogantes” que son sus padres y su familia en general.
Para lograr su objetivo de exclusión social del afectado y su familia, la Dirección del Colegio, con pleno conocimiento de los miembros de la Asociación Alejandro von Humboldt, ha divulgado, incluso, mentiras, como asegurar que en el Colegio se han realizado allanamientos de morada, cuando funcionarios del mismo Ministerio Público han constatado lo contrario.

Este tipo de comportamientos de exclusión social fue ya condenado por el sistema de justicia, pues en la sentencia del caso literalmente dice: “por si lo anterior fuera poco, las autoridades del Colegio difundieron la noticia y dieron a conocer a la comunidad escolar el problema de la expulsión del adolescente, lo cual sin duda violenta los derechos de defensa e inocencia puesto que se afectó la imagen del menor sin haber sido citado, oído y vencido en juicio…”. Es decir, hasta para los diferentes jueces que han conocido el caso ha sido evidente la intención de manchar la imagen del niño, que ahora se ha extendido a su familia, para lograr el rechazo de otros hacia ellos. Hoy, además, ya quedo claro que los niños no cometieron absoultamente ningun delito, lo que en juicio, quedó demostrado.

(MAYO 2011)

Ahora se comprende mejor muchas de las acciones y decisiones que los padres han  tomado, sobretodo en el ámbito jurídico.

La justicia es lenta… pero atrapa!

Etiquetas:, , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: