Carta enviada a la Comunidad Educativa

Guatemala, 14 de junio de 2012

Estimada Comunidad Educativa del Colegio Alemán:

Debido a lo acontecido en los últimos meses y a que el jueves 31 de mayo se llevó a cabo una reunión de padres de familia del Colegio Alemán en donde se nos solicitó pronunciarnos, nos vemos obligados hacer público un tema que considerábamos privado para nuestra familia y especialmente para nuestro hijo, pero lamentablemente la Dirección del Colegio ha tomado la decisión, desde un inicio, de comunicar nuestro caso de forma masiva, sin consignar los hechos de forma objetiva y certera.

Ante esta situación y la dimensión desproporcionada que ha tomado el caso de nuestro hijo dentro de la comunidad educativa de nuestro querido Colegio, deseamos compartirles lo que realmente ha sucedido, respaldando cada hecho con pruebas objetivas para evitar la posibilidad de mayores rumores o daños en contra de nuestro hijo menor.  Para nosotros, es importantísimo que se comprenda que nuestro único objetivo al finalmente pronunciarnos públicamente es que todos los que formamos parte del Colegio Alemán aprendamos de esta experiencia y podamos utilizarla para construir una mejor comunidad educativa a favor de nuestros hijos.

Como se ha difundido a todos ustedes, nuestro segundo hijo fue expulsado del Colegio Alemán el año pasado junto a otros tres niños. ¿Cuál fue el hecho que motivó esta decisión escolar? La imprudencia juvenil cometida por nuestro hijo fue ver un video, como otro que le habían enseñado en el colegio, que también vieron por lo menos otros 100 alumnos más del Colegio.  En ningún momento participó en la filmación del video, no lo reprodujo, no hizo copias, no lo reenvió, ni obligó a la niña que aparece en el video a filmarse, tal y como constan en las declaraciones otorgadas directamente al Colegio y al Juzgado Cuarto de Primera Instancia de la Niñez y Adolescencia del Área Metropolitana de Guatemala, incluso de la misma niña y su mamá.

Este video fue visto en el Colegio por decenas de niños de distintas edades, como varios profesores declararon ante el Juez, y fueron enviados por iniciativa propia y voluntariamente por la niña que lo filmó.  Nuestro hijo recibió el video en su propio teléfono mientras que estaba en casa, pues nunca llevó este aparato a las instalaciones del Colegio, y dado su contenido, se avergonzó e inmediatamente lo borró.  No se lo mostró a nadie más desde su dispositivo y no lo reenvió.  Tampoco mintió al respecto, pues siempre fue franco y transparente en aceptar lo que había hecho, no sólo ante nosotros, sus padres, sino también ante las propias autoridades del Colegio.

Como las imágenes circularon y fueron vistas por un buen número de alumnos, además que involucraban a una alumna del Colegio, la situación se convirtió en un escándalo.  Nuestro hijo fue uno de los pocos que admitió haber recibido copia del video en su celular y a cambio fue sometido a 4 horas de interrogatorio e intimidación por parte de la Dirección del Colegio sin estar nosotros, sus padres, informados ni presentes y luego fue expulsado sin darnos la oportunidad de dialogar ni defenderse y encontrar una sanción acorde a la falta cometida.

Estamos conscientes que nuestro hijo tomó una mala decisión al pedir que se le enviara copia del video, que su curiosidad juvenil, al igual que otros niños del Colegio, lo hizo equivocadamente querer ver esas imágenes. Pero también estamos conscientes que es un buen niño que inmediatamente se avergonzó y arrepintió, tomando consciencia de que la filmación atentaba contra la dignidad de la niña, por lo que eliminó el video y no lo compartió con nadie más, ni siquiera llevó su celular a las instalaciones del Colegio, tal y como mandan las normas de dicha institución. De hecho, nuestro hijo tuvo consecuencias en casa por sus acciones, pues en ningún momento hemos ignorado o minimizado el hecho con mimos.  Lo que sí hemos solicitado es que el castigo esté acorde a la falta y que la falta que se le impute sea veraz, porque cualquier sanción educativa debería tener un efecto reflexivo, formativo y reparador de la falta cometida.

Comprendemos que lo sucedido es una situación delicada y que demanda del Colegio y de todos los padres de familia reforzar nuestros valores, el respeto al prójimo y el cuidado de la dignidad humana. Aceptamos que nuestro hijo, al igual que cualquier otra persona, debe responder por sus actos y asumir las consecuencias de los mismos, pero no estamos de acuerdo con la forma en la que actuó la Dirección del Colegio ni como ha venido actuando desde entonces.

Como la Dirección del Colegio decidió tratar el caso de nuestro hijo masiva y públicamente, en lugar de dialogar directamente con nosotros y respetar la integridad de nuestro hijo, han circulado un sin fin de rumores y versiones sobre lo sucedido. Incluso, la semana pasada se publicó un blog que asegura falsamente que los niños acosaron y obligaron a la niña a filmarse y posteriormente subieron el video a Youtube.

Por supuesto, todo lo anterior jamás sucedió y, sin embargo, hoy el Colegio tiene posteado en su página web el blog anteriormente mencionado, pese a que sabe que lo dicho ahí son mentiras y no guardan ninguna relación con lo realmente sucedido. Al continuar difundiendo mentiras sobre el hecho ocurrido, creemos que el Colegio únicamente contribuye a fallar contra los preceptos éticos que siempre lo han distinguido y daña aún más la imagen y dignidad de nuestro hijo y de la propia niña involucrada.

Como es de esperarse, esta situación ha afectado la vida de nuestro hijo y de nuestra familia emocional y psicológicamente.  A nuestro hijo se le ha señalado indignamente ante toda la comunidad escolar por medio de varias divulgaciones que no han cumplido con incluir información objetiva y completa sobre los hechos.  También se le ha señalado de cometer actos que nunca realizó e, incluso, se le ha tachado de delincuente.  Por ello, desde un inicio buscamos un diálogo abierto y objetivo con el Colegio, pero se nos ha negado siempre esta oportunidad.  Acudimos, entonces, a la Junta Directiva de la Asociación Alejandro Von Humboldt, para que fueran ellos quienes resolvieran este problema de forma interna.  A esa solicitud de conciliación, por medio de un recurso de revocatoria, ni siquiera le han dado el trámite correspondiente, mucho menos lo han resuelto como la ley manda.  Ante esta postura de inaccesibilidad y la negación para nuestro hijo de su derecho a la educación, nos vimos obligados a acudir a los Tribunales de Justicia.

Iniciamos un juicio que hoy ya finalizó y que cuenta con una sentencia favorable a nuestro hijo por parte del Juzgado Cuarto de Primera Instancia de la Niñez y Adolescencia del Área Metropolitana de Guatemala, la cual fue confirmada por la Honorable Sala de la Corte de Apelaciones de la Niñez y Adolescencia.  Esta sentencia, que es pública y puede ser vista por todos lo que así lo deseen, declaró con base en las pruebas rendidas que se violó el debido proceso, que la sanción impuesta al adolescente fue ilegítima y no siguió el procedimiento establecido en el propio Reglamento Disciplinario del Colegio Alemán ni el regulado por el Ministerio de Educación y que el Colegio no otorgó al menor y sus padres la oportunidad de defenderse ni impugnar lo decidido.

La sentencia también añade que “…el Colegio Alemán de Guatemala rebasó los límites en materia de corrección y que al alumno se le ignoró y vulneró su derecho humano a la educación”.  La sentencia agrega que “por si lo anterior fuera poco, las autoridades del Colegio difundieron la noticia y dieron a conocer a la comunidad escolar el problema de la expulsión del adolescente, lo cual sin duda violenta los derechos de defensa e inocencia puesto que se afectó la imagen del menor sin haber sido citado, oído y vencido en juicio…”.

Así, por orden de Juez, confirmada por una Corte de Apelaciones, nuestro hijo puede continuar estudiando en el Colegio Alemán, el cual debe permitir su inscripción. Si la sentencia nos hubiera sido contraria, nosotros la estaríamos respetando.  Mucha gente nos pregunta por qué insistimos en esto y la verdad es que creemos que uno debe ser fiel a sus valores y principios, que por más difícil que sea, los guatemaltecos debemos luchar porque siempre prevalezca la verdad, el respeto mutuo y el diálogo de buena fe para resolver nuestras diferencias.  Además, dejar que nuestro hijo salga del Colegio así, sería de alguna forma salir de manera indigna y vergonzosa, reconociendo las acusaciones de que ha sido objeto, aunque sean falsas.  Esto podría dar margen no sólo a que otro colegio no lo acepte, sino que él deje de creer en un mundo justo.

También creemos fundamental defender la dignidad, integridad y reputación de nuestro hijo, quien es nuestra máxima prioridad.  De hecho, tanto el psicólogo que le atiende como la psicóloga que lo evaluó en nombre del Colegio como parte del juicio, coinciden en que nuestro hijo no es agresivo.  Como puede leerse en el dictamen de la Sala de la Corte de Apelaciones de la Niñez y Adolescencia, no consta en el expediente entregado por el mismo Colegio que haya problemas de conducta ni datos sobre la personalidad de nuestro hijo que indiquen que no respetará las normas internas de la institución.  También señala que nuestro hijo no instiga a otros compañeros a cometer violaciones contra el Colegio, por lo que puede ser reinstalado de manera regular en el Colegio en donde se ha desarrollado desde pequeño.  Nuestro hijo desea continuar estudiando en el Colegio Alemány estar junto a sus compañeros, amigos y hermanos.  Paradójicamente los alumnos son los que menos han apartado a nuestro hijo y están conscientes, a diferencia de los adultos involucrados, que ha sido acusado falsamente.

Muchas personas también se preguntan por qué se hizo tan grande el problema.  La verdad nosotros también estamos sorprendidos por la dimensión que ha tomado el caso y entendemos que, con la intención de sentar un precedente, la Dirección del Colegio tomó una decisión precipitada y probablemente continuó tomando decisiones equivocadas que han sacado el problema de su justa proporción.  No creemos que para sentar precedentes se deba cambiar la vida de un niño para siempre y la de su familia, siendo falsas las acusaciones, pues reforzar la ética y valores en nuestra comunidad educativa no requiere del sacrificio de nuestro hijo, es algo que, como papás, no podemos aceptar. Lo que ahora nos preocupa es que se continue en esta línea, afectando aún más a nuestro hijo, nuestra familia y la comunidad educativa que, como exalumnos del Colegio, tanto admiramos y valoramos.

En ese sentido, nos vemos obligados a aclarar otro hecho sucedido en las instalaciones del Colegio el pasado 15 de mayo, día en que el Juez pidió a la Procuraduría General de la Nación que nos acompañara a realizar al Colegio la inscripción de nuestro hijo.  Esta inscripción con acompañamiento no hubiera sido necesaria si el Colegio hubiera obedecido desde marzo las otras 3 órdenes de Juez en donde se le instruía a cumplir la inscripción. Por la situación que estamos viviendo y por la difamación que se ha hecho en contra de nuestro hijo, nuestros abogados nos aconsejaron filmar nuestra llegada al Colegio para dejar constancia del proceso, que fue exactamente lo que hicimos, presentándonos junto a la funcionaria de la Procuraduría con cámaras de video.  También nos acompañaron dos verificadoras de la Procuraduría de Derechos Humanos de la Niñez que estuvieron presentes y constataron la legalidad y forma humana con que se realizó la ejecución de la orden de Juez.

Comprendemos que el hecho de filmar puede ser una situación incómoda para el Colegio, pero lastimosamente sentimos que no nos han dejado otra opción más que dejar registro con pruebas irrefutables de todos nuestros actos para que éstos no sean tergiversados.  Por ello, en la grabación puede constatarse cómo entramos al Colegio junto a la Procuraduría General de la Nación sin problemas y en forma pacífica.

En ningún momento se utilizó la fuerza, no se llevaron hombres armados, ni se allanó el Colegio, ni se hizo uso de violencia, únicamente se llevó la orden del Juez para dar trámite a la inscripción de nuestro hijo.  Fue un procedimiento pacífico y perfectamente legal, verificado, con pruebas y actas de su legalidad.

En esta visita, lo único que obtuvimos fue a un Director fuera de control, gritándole a las autoridades y desacatando la orden del Juez. Otra situación que nos sorprendió y que les debe de haber sorprendido a las personas que estaban dentro del Colegio, fue la llegada de funcionarios del Ministerio Público, que se presentaron al lugar porque habían recibido una llamada en donde les aseguraban que en ese momento había más de 30 personas armadas en el Colegio que estaban entrando violentamente.  Como se puede ver y escuchar en el video, los fiscales que llegaron dijeron sentirse engañados porque no se estaba cometiendo ningún delito y todo se estaba realizando pacíficamente.

No obstante lo anterior que, como repetimos puede ser constatado en el video, dos días después la Dirección del Colegio distribuyó una carta a toda la comunidad estudiantil en donde literalmente asegura que invadimos las instalaciones del Colegio y que nuestro proceder fue ilegal porque fue un allanamiento de morada.  Nos tacha directamente de ser invasores y olvida igualmente compartir que los representantes del Ministerio Público (que no fueron llamados por nosotros) constataron que no estábamos cometiendo ningún acto fuera de ley, sino únicamente acompañando a la Procuraduría General de la Nación a hacer cumplir una orden de Juez.

Son este tipo de comunicaciones las que hoy nos obligan a pronunciarnos públicamente ante ustedes.  Ha pasado ya un año desde lo sucedido y en todo este tiempo hemos tratado de manejar el tema en forma privada para no volverlo más difícil o afectar a más personas.

Precisamente con esta intención, es que nuestra abogada se comunicó con algunos miembros de la Junta de Padres del Colegio para recomendarles conocer bien el caso antes de ser manipulados a involucrarse en un caso que es enteramente responsabilidad de la Dirección.

Hoy, finalmente nos estamos abriendo a ustedes y estamos conscientes que tomamos el camino más difícil, pero queremos hacer lo mejor para nuestro hijo, educarlo con valores y enseñarle que por más duro que sea el camino, la verdad debe de prevalecer.  Como dijimos anteriormente, no deseamos más rumores ni daños a nuestro hijo y a nuestra familia.

Como exalumnos del Colegio, padres de familia del mismo, ciudadanos alemanes /guatemaltecos y miembros de la Asociación Alejandro Von Humboldt, respetamos y queremos a nuestro alma mater.  Tomamos la decisión de educar a nuestros hijos en el Colegio Alemán porque compartimos los principios de una educación que los forme como estudiantes participativos, independientes, tolerantes, disciplinados, auténticos, responsables de su libertad, respetuosos de los valores y derechos fundamentales, conscientes de sus capacidades, de las consecuencias morales y éticas de sus actos y de los límites de éstos.

Es por ello que lo único que nos motiva a compartir hoy con ustedes este caso es el fortalecimiento de nuestra comunidad educativa, que pueda ser más humana y que nos permita formar a guatemaltecos líderes que saben enmendar sus errores y reconocer sus fallas.

Hacemos un llamado para recuperar estos valores y permitir que el caso pueda ser resuelto y dialogado directamente entre las partes.  Pedimos que se respete la dignidad de nuestro hijo y nuestra familia, así como la de todos los niños involucrados en este caso.  Solicitamos respetuosamente al Colegio mantener la objetividad al momento de comunicar los hechos y le pedimos nuevamente la oportunidad de sentarnos a dialogar y alcanzar una conciliación, pues creemos firmemente que hablando se entiende la gente.

Deseamos aprovechar a agradecer a todas aquellas personas y padres de familia que se han acercado a nosotros a escuchar nuestra versión sobre lo sucedido sin antes juzgarnos y que nos han dado la oportunidad de presentarnos y darnos a conocer sin prejuicios.

Pedimos disculpas si en algún momento hemos ofendido a alguien en este proceso, verdaderamente no ha sido nuestra intención y en todo momento hemos procurado actuar dentro de ley y con honestidad, justicia y ética.  Quizá no todos coincidan con nuestro actuar en este caso, pero les pedimos que respeten la integridad de nuestra familia y que ventilen sus diferencias evitando difamar a nuestro hijo.

Quedamos a sus órdenes por si desearan aclarar alguna duda o comentario.

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

8 comentarios en “Carta enviada a la Comunidad Educativa”

  1. casocolegioaleman junio 20, 2012 a 5:21 am #

    Los felicito por tan buena labor realizada durante todo este proceso,en el cual han mantenido los principios, la ética y moral que les ha hecho falta a otros involucrados.

  2. casocolegioaleman junio 20, 2012 a 5:21 am #

    Les agradesco no mandar estos comunicados tan fuera de lugar arreglen sus problemas

  3. casocolegioaleman junio 20, 2012 a 5:24 am #

    Lamento mucho lo que están pasando pero realmente admiro su valentía y lucha por sus derechos, como abogada q soy me parece una infamia la manera en que se ha manejado esto. Creo q se le ha dado un tinte político a algo tan simple por parte del colegio y los padres.
    Nunca he sido participe de dejarme influenciar por nadie y me gusta tener mi propio criterio…además q es un caso legal ganado y privado.
    Tanto mis hijos como yo estamos neutrales. Yo en lo particular…no apoyo el acoso que se ha vuelto contra su hijo.
    Agarrense de la mano de Dios, porque además de ilegal lo que están haciendo ellos, no es cristiano condenar a nadie, la verdad hasta miedo me da como algunos papas se han tomado esto personal y agresivamente. Menos contra un adolescente en su desarrollo, a quien se le debe reinsertar de manera positiva no con semejantes desprecios.
    Reciban un fuerte abrazo de mi parte, cuenten con mis oraciones y apoyo moral y si algún día te quieres desahogar…sos bienvenida en mi casa, y tus hijos también.
    Que Dios los llene de bendiciones,

  4. casocolegioaleman junio 20, 2012 a 5:27 am #

    Gracias Maria Mercedes, Fernando,…. recibido y leido!
    Es lo que expusiste el ultimo viernes de clases en esta reunion en el salon de usos multiples.

  5. casocolegioaleman junio 20, 2012 a 5:19 am #

    Sin entrar a discutir los derechos que a cada parte atañen(los cuales ya fueron juzgados por quien corresponde), solamente quiero indicarles que este correo lo deberian haber enviado antes, sin embargo el primer correo que yo recibí fue por parte de una de sus abogadas, quien utilizaba un lenguaje intimidatorio y creo que mucho de eso predispuso a la comunidad del colegio, porque amenazaba con accionar en contra de quien se pronunciara (lo cual me imagino,no es su intencion por el lenguaje que ustedes ahora utilizan). Como ya indiqué, no somos quien para juzgar, de hecho lamentamos todo lo sucedido, ya que nuestro hijo conoce a su hijo y tambien a la niña. Es de ponerse en la posiciòn de cada padre y eso lo han logrado con nosotros, pero talvez sea muy tarde para otros.

  6. casocolegioaleman junio 23, 2012 a 4:50 pm #

    Estimados Fernando y Maria Mercedes,
    estoy leyendo su comunicación, y no puedo ni terminar de imaginarme el dolor y las molestias que todo esto está causando en su familia. Como madre los comprendo, y solo quería mandarles una notita ya que le tengo mucho cariño a BBB (nuestro tercer hijo), contándoles que mis oraciones están con ustedes y mis mejores deseos para que todo esto se resuelva de la mejor manera posible para su familia, y sobre todo para su hijo.
    Que Diosito les regale mucha sabiduría, paciencia y amor, y sobre todo que les vaya mostrando los caminos para superar esto lo antes y de la mejor manera posible.

  7. a junio 24, 2012 a 12:23 am #

    Me parece impresionante la forma en que se han defendido!
    El colegio manejo esto muy mal desde el principio, y ustedes se vieron forzados a protegerse.
    Lamentable que el lado que salio a la luz mas rapido fue el de que la nina era una victima de acoso sexual, cuando su hijo fue vicitima de acoso psicologico por parte de los profesores!
    esos videos, fueron vistos por todos los alumnos del colegio con un BB o con un amig@ con uno de estos celulares…yo misma vi 10 segundos, por que razon, no recuerdo…supongo que una mezcla de curiosidad e indignacion y de no querer creerlo…
    Si el colegio hubiera expulsado a todos los que vieron los videos, no habria casi nadie en el colegio entre 5to primaria y 5to bachillerato en este momento.
    Exitos en el caso, una exalumna.

  8. Lulu Mendizabal junio 5, 2015 a 10:13 pm #

    Lo mismo en El Salvador. Tenemos un caso favor contactarme en privado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: